Tras la frustración de la derrota ante Inglaterra en las semifinales, los All Blacks se quedaron con el tercer puesto del Mundial de rugby: superaron a Gales por 40-17. Después de un primer tiempo en el que se colocaron 28-10 arriba, los hombres de negro de Nueva Zelanda impusieron su supremacía en varias facetas del juego en el Tokyo Stadium, más allá de algún altibajo durante la segunda parte.

Nueva Zelanda anotó tries por intermedio de Joe Moody (5′), Beauden Barrett (13′), Ben Smith (33′, 41′), Ryan Crotty (42′) y Richie Mo’unga (76′), con conversiones de Mo’unga (7′, 14′, 34′, 42′, 44′). En tanto, Gales obtuvo tries a través de Hallam Amos (19′) y Josh Adams (59′). Además, los europeos lograron conversiones con Rhys Patchell (21′) y Dan Biggar (61′) y un penal gracias al mismo jugador.

Para Nueva Zelanda se trató de la última función de varios líderes, como el genial Sonny Bill Williams. Él, Read y Sam Whitelock están en los libros: ganaron dos títulos y llegaron a una semifinal. Los All Blacks entraron en pausa por un rato, con aquel tropiezo ante Inglaterra en semifinales. Hay más gloria esperándolos a la vuelta de la esquina.

 

Fuente: www.lanación.com