La Provincia informó la semana pasada que el único cuartel de bomberos voluntarios “operativo” de San Rafael es el de Salto de las Rosas. Eso podría ser considerado una buena noticia, teniendo en cuenta que es un reconocimiento al esfuerzo por  tener una institución ordenada administrativamente, sin embargo está lejos de serlo.

Pablo Franciulli, jefe del cuartel, no dudó un instante para remarcar que eso no los pone del todo contentos porque, a pesar de todo el sacrificio, les cuesta juntar la plata para funcionar correctamente.

“La ley dice que los bomberos voluntarios tenemos que recibir dinero del Ejecutivo para estar operativos, sin embargo desde hace muchos años que no nos llega un peso”, agregó.

“Necesitamos 60 mil pesos mensuales para trabajar correctamente. Plata que va destinada a pagar la luz, el agua, los impuestos, la comida de los efectivos, el mantenimiento de las unidades, el combustible, entre otras cosas”, remarcó el experimentado bombero.

Franciulli dijo que “desde el 2012 no recibimos un peso de la Provincia”, e inmediatamente enlazó: “Hoy la única ayuda que tenemos es del municipio que nos destina 34 mil pesos mensuales. Con esa plata podemos cubrir algunos gastos”.

El cuerpo de bomberos de Salto de las Rosas está abierto las 24 horas y no es poco el trabajo que realizan. “Vamos a incendios de fincas y campos, participamos de rescates y de muchos siniestros viales, por eso es que necesitamos ese presupuesto mensual”, finiquitó.