Uno de los puntos sobresalientes de la nueva Ley de Tránsito que quiere aplicar Alfredo Cornejo tiene que ver con las bicicletas, vehículo nunca considerado en la normativa vigente.

Lo que busca el gobierno es que la persona que usa ese tipo de rodados cumpla con ciertas normas de seguridad relacionadas con el propio vehículo y también con la persona que lo conduce. Esto significa que, independientemente de los puntos obligatorios a cumplir para moverse en la vía pública, tal como tiene que hacerlo cualquier conductor, el ciudadano que usa bicicleta, tendrá que tener a la misma en condiciones, como por ejemplo frenos y ojos de gato.

Con la nueva ley, será una obligación que el rodado tenga en la parte de adelante y también en la de atrás colocados y en perfecto estado ojos de gato. No cumplir con eso será motivo de multa.

Otro de los puntos que promete generar polémica, sobre todo por una cuestión (absurda) de estética, es el uso de casco obligatorio. En tal sentido, la norma es clara y la aplicación de la misma no será flexible.

Cada persona, más allá de la edad y del tipo de bicicleta, cuando utilice este tipo de vehículo, aunque vaya a comprar al kiosco de la esquina, deberá ponerse el casco antes de pedalear.

Silvio Barroso