Luego de pagar una caución, los comerciantes que el miércoles agredieron a un abogado y a un oficial de Justicia recuperaron la libertad, aunque siguen ligados a la causa que instruye el fiscal Javier Giaroli.

Se trata de los dueños de la agroveterinaria “Adolfo”, que inexplicablemente atacaron salvajemente a las personas que habían concurrido al local a realizar un embargo de bienes, ya que habían perdido un juicio laboral y nunca lo pagaron.

Después de recibir informes de pericias psicológicas y otro tipo de antecedentes, el representante del Ministerio Público Fiscal decidió dejarlos en libertad, luego de que pagaran una fianza.

No obstante, a pesar de que se pudieron ir a casa, ambos quedaron imputados por los delitos: daño, lesiones, desobediencia y privación ilegítima de la libertad.

Todo comenzó con una demanda laboral que hizo un empleado. El tiempo pasó y la Justicia emitió un fallo a favor del trabajador, sin embargo, los comerciantes nunca pagaron. Por tal motivo es que se ordenó el embargo de bienes que tenía que concretarse el miércoles y que ambos imputados lo trasformaron en un verdadero escándalo.

Es correcto recordar que cuando arribaron al local de avenida El Libertador 930, el oficial de Justicia y el abogado fueron encerrados y golpeados por los empresarios.