Todos los empleados públicos de la provincia recibirán un incremento en sus haberes del mes de  enero del 3,6 por ciento. Se trata de la aplicación del último tramo de la cláusula gatillo acordada en la mesa paritaria de 2018. Cifra que aparece al trepar la inflación.

Tomando como referencia los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del mes de diciembre para la zona Cuyo publicados por el INDEC, se activó automáticamente la ya famosa cláusula, mecanismo que se pactó a principios del año pasado entre los gremios y el Gobierno de Cornejo.

Es oportuno recordar que en la medida, a pesar de no acordar en la mesa de negociación, están incluidos los trabajadores de la educación.

También ingresan los policías y los penitenciarios. Este es un sector que siempre es alcanzado cuando se dan aumentos de sueldo. Sucede que al no estar sindicalizados, los incrementos se dan automáticamente, tomando como referencia al resto de la administración pública.

El aumento para los estatales fue del 15,7% para el 2018. El Gobierno otorgó ese incremento asegurando que la inflación no superaría el 16%. Se equivocaron groseramente, ya que se llegó a ese número en mayo. Finalmente, el año terminó con un 54%.