Entre los 16 y 18 años de edad, los jóvenes pueden trabajar siempre y cuando el empleador certifique que esa persona está estudiando. Tienen derecho a francos, vacaciones y seguro.

“La normativa es clara, y dice que los jóvenes pueden comenzar a trabajar, recién a partir de los 16 años. Pero entre esa edad y los 18 solamente pueden hace media jornada, es decir 4 horas por día”, aclaró la Dra. Cecilia Muschela, titular del Area de Niñez y Adolescencia del municipio sanrafaelino.

La funcionaria recordó que hasta los 16 años está prohibido que la persona trabaje, ya que es considerado ‘trabajo infantil’, algo que está penado por la ley. No obstante, aclaró que aquellos menores que acompañen a un padre a realizar determinadas tareas sí está permitido, ya que está establecido como una colaboración a su progenitor. Eso es algo que se da mucho en las fincas, con determinadas tareas rurales, donde los hijos colaboran con el papá o la mamá en labores que son propias de la vida cotidiana.

Muschela señaló que “entre los 16 y 18 años, el joven puede trabajar, siempre y cuando el empleador presente ante las autoridades competentes que esa persona está estudiando, dado que el empleador no puede truncar el derecho a la educación”.

Subrayó después que ese adolescente, además de trabajar como máximo cuatro horas, tiene derecho a cada uno de los beneficios que tiene cualquier trabajador, como francos, vacaciones y seguro.

Silvio Barroso

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail