Finalmente, y en plenario provincial, los docentes nucleados en el SUTE decidieron hacer un paro por 48 horas a partir del próximo lunes 5, día fijado para el inicio formal de clases en todo el territorio mendocino.

Por medio de de asambleas realizadas en todos los departamentos, los maestros resolvieron hacer huelga en rechazo al porcentaje de aumento ofrecido por el gobierno de Alfredo Cornejo.

El sindicato sometió a votación el 15,7 por ciento en tres veces propuesto por el Ejecutivo provincial y la respuesta fue un “no”. De esta forma, lunes y martes hay paro en todas las escuelas públicas de Mendoza.

En tanto que el Gobierno aseguró, más allá de la decisión de los docentes, que las clases comienzan de cualquier forma. Incluso fue el propio gobernador quien invitó a los padres a que “manden a sus hijos al colegio porque las clases están aseguradas”.

Ocurre que el primer mandatario estaría confiado en que el acatamiento no sería importante. En ese sentido la apuesta es grande de los dos lados, ya que desde el SUTE también se llenan de esperanza en que el paro sea fuerte y de esa forma comenzar una discusión desde otro lado.