Rafael Membrive, titular del Sute en nuestro departamento, expresó que no es fácil que los trabajadores de la educación puedan adherir a un paro, considerando que “eso nos cuesta el descuento del día de trabajo, además de un 10 por ciento del sueldo”.

El sindicalista explicó rápidamente que “el ítem aula nos quita el derecho constitucional de poder expresarnos con una medida de fuerza”.

Dijo después que hay necesidad y ganas de manifestarse, pero no es sencillo hacerlo por los descuentos. “Eso se ve en los carteles y pancartas que los trabajadores colocan en las rejas de los colegios”, apuntó.

Después enlazó: “Hoy la canasta básica está en los 20.880 pesos. Y si tenemos en cuenta que un celador, con seis horas y media de trabajo, cobra 8.500 pesos; un maestro, con mil puntos que trabaja en una escuela del centro, gana 9.500 pesos y un profesor de secundaria, con 36 horas a cargo, recibe 15.900 pesos, tenemos que decir que la mayoría está por debajo de la línea de la pobreza”.

“Vemos todos los días las dificultades que tienen que afrontar los compañeros a causa de las medidas del Gobierno”, amplió el gremialista.

En segundos articuló: “Los maestros somos pobres”.