Los trabajadores de la comuna acordaron a principio de 2018 un aumento de sueldo del 16 por ciento en dos veces, algo que se concretó a mediados de año.

Considerando que ese incremento les devoró el bolsillo rápidamente, en el mes de julio les dieron otro 4 por ciento. “En total, hemos recibido un 20 por ciento de aumento de sueldo en lo que va del año, pero eso ya no nos alcanza porque la inflación es muy alta”, lanzó Jorge Perafán, titular del gremio que nuclea a los trabajadores del sector.

El sindicalista indicó que entiende la dificultad económica que atraviesa el municipio, pero apuntó que “los trabajadores necesitan un aumento, ya que hoy no les alcanza para comer”.

“Nosotros sabemos que el problema es una cuestión relacionada con la economía del país, y vemos que el intendente tiene voluntad de ayudar, pero tienen que entender que se nos hace muy difícil llegar a fin de mes. Hoy nuestro principal enemigo es la inflación que nos está matando.”, añadió.

Dijo luego que, por acta paritaria, la próxima reunión es a mediados de noviembre. Será allí donde pedirán un nuevo aumento. En ese sentido, no quiso arriesgar número. “Vamos a pedir lo que diga la inflación, o sea nuestro reclamo será a partir de lo que pase en los próximos meses”, adelantó.

En tanto que Gabriel Rabino, secretario gremial, expresó que “nosotros vamos a respetar el acto que firmamos, pero si el intendente tiene un gesto y nos llama antes de noviembre por supuesto que nos vamos a sentar a charlar”.