De visita en San Rafael, con el fin de interiorizarse de los avances de la causa, un grupo de padres de la denominada “Tragedia de la Cuesta”, donde perdieron la vida 14 chicos de una escuela de danzas de Buenos Aires, señalaron que “hay que cambiar las leyes urgentes en nuestro país porque ningún asesino al volante va preso”.

Solicitaron que tiene que darse un cambio respecto de las penas a aquellas personas que, de manera consciente y burlándose de toda normativa, provocan siniestros viales, tal como ocurrió en este caso, donde el máximo responsable del colectivo está a un paso de ser sobreseído.

“No puede ser que una persona que no tiene carné, que adultera papeles y que sabe que el micro no tiene frenos, ande libre por la calle como si nada, tal como Jorge Pinelli, un asesino que terminó con la vida de 14 chicos”, manifestaron sumergidos en profundo dolor.

En la apertura de sesiones en el Congreso de la Nación, el presidente Mauricio Macri, sin dar detalles, anunció un cambio en la legislación que está relacionado con el endurecimiento de las penas en siniestros viales. En ese sentido, los padres esperan ser consultados por el Ejecutivo para contar su experiencia judicial.

Hicieron nuevamente hincapié en la falta de controles, teniendo en cuenta que al colectivo de la tragedia no lo paró nadie desde Buenos Aires hasta San Rafael. Incluso, con una perla negra en el medio, dado que a ellos les pasó personalmente esta semana cuando venían hacia nuestra ciudad.

“Nos ocurrió que cuando veníamos de viaje a San Rafael nadie nos paró en el camino. Vimos algún que otro operativo en las rutas, pero miraban para otro lado y lo le pedían papeles a nadie”, expresaron.