Luego de que los jóvenes alvearense reconocieran ser los autores de las pintadas en el cerro “Mil Hojas” de Valle Grande, la Justicia los convocó a una audiencia conciliatoria con las autoridades del Ente de Turismo, organismo que realizó la denuncia penal, y finalmente se llegó a un acuerdo.

De esta forma, los padres de los adolescentes oriundos de Bowen se hicieron cargo de los costos de limpieza de la roca afectada.

Fue el fiscal Javier Giaroli quien con buena muñeca manejo la causa y en apenas horas logró darle una solución al escabroso tema.

El trabajo consistió en una arenado, técnica especial para remover pinturas. Las autoridades de Turismo aprovecharon la ocasión y con fondos propios decidieron limpiar otras pintadas que tenían muchos años de antigüedad.

Edgar Rodríguez, vicepresidente del Ente provincial señaló a nuestro medio que “los chicos no tenían la intención de cometer un delito, por eso llegamos a un acuerdo. De todas formas fue un daño grave y espero que esto sirva como ejemplo”.