MOSCÚ – Los candidatos son cuatro, los lugares son dos. Hoy, con el comienzo de las semifinales del Mundial , Francia y Bélgica jugarán un partido que tiempo atrás era impensable en esta instancia, pero que hoy tiene aroma a fútbol del futuro. Mañana, cuando se midan Inglaterra y Croacia , las sensaciones serán otras, aunque con algo en común con la primera semifinal: ninguno de los dos partidos es un clásico. Eliminados los principales candidatos, el Mundial abre una era diferente en la que cualquiera de los cuatro supervivientes puede ser campeón. O no serlo.

Bélgica

Por qué sí

Porque es el equipo de moda, y de tanto en tanto ese tipo de equipos logra cosas grandes. Porque tiene un técnico, el español Roberto “Bob” Martínez, que ha sabido llevar a sus jugadores y entiende cuándo y cómo cambiar tácticamente, de eso pueden dar fe Eden Hazard y Romelu Lukalu, que en los cuartos ante Brasil jugaron bien abiertos arriba y separados el uno del otro. Porque tiene a Eden Hazard (ver página 4), dueño de un pie y una gambeta maravilosos, porque Lukaku tiene fútbol y fuerza, porque Kevin De Bruyne tiene fútbol y cabeza y porque todo el equipo se divierte tras haber estado al borde de la eliminación ante Japón.

Por qué no

Porque la historia marca que Bélgica es una selección de segundo orden que nunca llegó tan lejos como las principales europeas, porque se habla mucho de ella, y eso puede ser contraproducente. Porque el pico de rendimiento puede haber llegado ante Brasil y porque para derrotar a Francia en semifinales y ganar la final es imprescindible seguir jugando a esa misma altura. Y la línea defensiva de tres, que ante Japón mostró fragilidades, debe funcionar a pleno con Francia.

Francia

Por qué sí

Tiene un estilo de juego muy afianzado y creativo. Puede generar peligro desde cualquier sector del campo y le agregó elementos ofensivos a su juego como lo muestra el gol de cabeza de Varane a Uruguay. Su mediocampo combina la salida de pelota limpia con la marca y la presión que le ofrece N´Golo Kante. Porque muchos especialistas coinciden en que todavía no se vio lo mejor de Griezmann y Pogba. No todos hablan de Lloris, pero es un arquero que intervino cuando Francia lo precisó. Cuenta con un plantel descansado. Y tiene la explosión de Mbappé.

Por qué no

La explosión del contraataque de Bélgica con Lukaku, De Bruyne y Hazard puede encontrar espacios si el mediocampo francés no logra anticiparlo. Francia aún no tuvo un rival como Bélgica que le juegue a su mismo nivel y los belgas han cambiado de piel según el rival que les tocó en el Mundial. Hay dudas sobre el estado físico de Umtiti. Una generación joven que no conoce la presión de los tramos decisivos de un Mundial.

Inglaterra

Por qué sí

Es un equipo bien trabajado tácticamente, domina muchísimo el juego aéreo, cinco de los 11 goles que hizo fueron de pelota parada y otros dos de cabeza. Esto no quiere decir que Inglaterra sea la vieja Inglaterra que sólo pensaba en centros y cabezazos. No, tiene en Harry Kane un “nueve” moderno que está en llamas, además de toda una novedad tratándose de una selección inglesa: tiene arquero, y muy bueno. La defensa es sólida y tiene altura. Kieran Trippier muestra despliegue defendiendo y sumándose al ataque: sus centros fueron un arma ofensiva de importancia. Y Gareth Southgate, desde su bajo perfil y su elegante chaleco, le ofrece al equipo la estabilidad táctica y emocional que en otros tiempos no tenía.

Por qué no

Así como está trabajado tácticamente, Inglaterra tiene también sus flancos débiles. Al mediocampo le falta creatividad, un poco en sintonía con lo que ofrece Jordan Henderson: gran despliegue y fuerza, pero talento limitado. Raheem Sterling impresiona con su velocidad, pero se nubla con frecuenciana la hora de decidir qué hacer con la pelota. Y el equipo no es aún anímicamente todo lo sólido que debería un candidato a ganar el Mundial: ante Colombia, con el empate en el último instante de los de José Pekerman, estuvieron a punto de claudicar.

Croacia

Por qué sí

El liderazgo de Modric y el sostén de Rakitic impulsan a un equipo que salió del “infierno ruso” con entereza en octavos de final. Modric maneja los hilos de Croacia y es cada vez mas influyente Tiene un arquero como Subasic que lo salva de cualquier peligro. La pareja de centrales (Lovren y Vida) se afianzaron en la defensa después de algunos comienzos con dudas. Rebic y Perisic le dan variantes por afuera y Mandzukic es un “9” que ofrece soluciones por todo el frente de ataque. Las dos definiciones por penales le dieron al equipo una confianza superior a pesar del riesgo de quedar eliminados. Es otra generación dorada que tiene Rusia 2018.

Por qué no

Su juego no fue suficiente para imponerse en los 120 minutos contra Dinamarca y Rusia. A pesar de contar con un núcleo duro que se volvió confiable con el correr del Mundial, pasada la primera fase, a Croacia le costó imponerse. Tiene un plantel más corto y sus jugadores llegan con lo justo en la parte física. Jugarán en el estadio Luzhniki y tras eliminar a Rusia, los hinchas locales intentarán crearles una atmósfera complicada.

Fuente: www.lanacion.com