La Selección Argentina se despidió de Rusia este martes a la tarde (la mañana en Argentina). Quienes se habían quedado en la concentración argentina en Bronnitsy se dirigieron al aeropuerto de Zukhovsky (Moscú) en un ómnibus blanco para tomar el avión de regreso a Buenos Aires.

El primero en entrar al aeropuerto fue Jorge Sampaoli. Después lo siguió su ayudante de campo, Sebastián Beccacece. Y luego el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia junto con Jorge Burruchaga, seguidos por un grupo de los sparrings. Al final, estaban los únicos dos futbolistas: Marcos Acuña (aún pertenece al Sporting de Lisboa, con el que pretende rescindir) y Enzo Pérez (River).

Toda la delegación recorrió el aeropuerto de Moscú bajo una celosa seguridad. Algunos hombres de vigilancia junto con una línea de vallas y la típica cinta de los aeropuertos sirvieron de separación para el puñado de periodistas y camarógrafos que esperaban a los integrantes de la Selección Argentina.

El avión, que es el mismo con el que llegó la Selección a Rusia y que traslada a los Rolling Stones, hará escala en Lisboa para recargar combustible. Allí también se quedará Marcos Acuña, que buscará destrabar su situación con el Sporting.

Por su parte, Enzo Pérez seguirá hasta Buenos Aires para la semana que viene sumarse, junto a Franco Armani, a la pretemporada de River en los Estados Unidos. Armani se fue de vacaciones junto a su mujer, la modelo colombiana Daniela Rendón. Y Pérez es el único futbolista que vuelve a Buenos Aires para reencontrarse con su familia.

Armani y Pérez viajarán a Orlando, donde el plantel dirigido por Marcelo Gallardo se encuentra en plena etapa de preparación, entre el martes y miércoles de la semana próxima, según informó una fuente del club millonario.

Fuente: www.clarin.com