Aunque han participado de operativos a gran escala junto a Fuerzas Federales, la División de Lucha contra el Narcotráfico de la Policía de nuestra provincia ha puesto la lupa principalmente en los comercios pequeños de venta de droga, comúnmente llamados “kiosquitos”.

Ejemplo de lo anterior son los resultados obtenidos en distintos procedimientos en diferentes puntos de todo el territorio mendocino. En lo que va del año se han secuestrado 3.700 kilos de marihuana y 32 kilos de cocaína en golpes efectuados al negocio del narcomenudeo.

El pequeño comercio de estupefacientes no distingue zona geográfica. Incluso es una problemática de los últimos años, no solo en nuestra ciudad, sino que curiosamente en los distritos. Prueba de ello fueron los dos kioscos desbaratos este último fin de semana en Real del Padre y Monte Comán.

Quizás parezcan algo insignificantes estos operativos, teniendo en cuenta que en ellos la cantidad de droga secuestrada es mínima. Es decir, cuando se aniquila un puesto de estos solamente se incautan algunas decenas de cigarrillos de marihuana o un par de envoltorios de cocaína. Sin embargo, si se suma toda la mercadería junta, es entonces que hay que hablar de miles de kilos en pocos meses.

No es menor el dato de que cuando se realizan estos allanamientos, se secuestran además gran cantidad de armas y de vehículos de dudosa procedencia.

En tal sentido hay que indicar que son más de mil los kiosquitos desbaratados, con 1200 detenidos y secuestrados 40 automóviles y 50 armas de fuego.

Pequeños comercios ilegales que son parte de una red que recauda abultadas sumas de dinero. La prueba irrefutable de la cantidad de plata que se maneja en el mundo del narcomenudeo es la incautada en cada uno de los domicilios visitados. Sobre el particular, el Ministerio de Seguridad informó que al momento de los centenares de allanamientos se encontró en total 2.560.050 pesos argentinos, 710.300 pesos chilenos, 27.048 dólares, 120 euros y 1.482 pesos bolivianos.

Se trata de un negocio con puestos fijos, pero también ambulante, ya que en pocos meses se logró detener a cerca de 300 personas, en distintos puntos de la provincia, que se dedican a la venta de droga de manera callejera.