Lucía Nahir Villar, una chica de 9 años, nació con Nevus (lunar), una lesión de piel que a medida que fue creciendo le fue abarcando casi toda la cara. Los médicos Darío Biancotti y Franco Rosso, de la unidad de quemados y cirugía reconstructiva del Hospital Schestakow, la operaron con rotundo éxito.

“Con el paso del tiempo fue creciendo al punto tal, que en el caso de ella, llegó una instancia que sufría muchas burlas. La mamá nos contaba que llegaba llorando a la casa”, puntualizó Franco Rosso.

La operación, que fue hace alrededor de 45 días, constó de lo siguiente: se le resecó la parte del lunar (Nevus), se le hizo un colgajo de avance de piel del cuello y se escondió la cicatriz a nivel de la mandíbula.

Lucía fue evaluada primero por dermatología y ellos tomaron la decisión que directamente fuera a cirugía. Hoy sigue con el tratamiento estético de lo que es solo la cicatriz, el mismo durará entre 6 y 8 meses más.

Escuchá la nota (Parte 1)

Escuchá la nota (Parte 2)