Cuando le preguntan los motivos de su acercamiento a la política, no duda en responder que es un idealista e inmediatamente resume que los proyectos “se trasforman en realidad cuando las cosas se hacen en equipo y con muchas ganas”.

Su nombre es Luciano Romero, tiene 32 años, y por medio de becas que pudo obtener gracias a sacrificio, lucha y esmero pudo estudiar en el extranjero. De regreso al país entendió que era momento de involucrase con la cosa pública y tal como él lo subraya, lo hizo de la mano del partido que lo enamoró, la Unión Cívica Radical.

“El Poder Legislativo no debe ir enganchado al Ejecutivo como un carro a un tractor. Los legisladores se deben al pueblo o a la región y no tienen que ser escribanos de los gobernadores”, lanzó con potencia.

Quizás la definición anterior es lo que lo llevó a armar una lista netamente con candidatos a senadores y diputados por el Cuarto Distrito por el Frente Cambia Mendoza y presentarse en las PASO del próximo 9 de junio. En ese punto aclaró que, aunque defiende con fuerza la autonomía de esos casilleros, para nada está invitando a votar en blanco cuando se trata de gobernadores.

“La gente que quiera elegirnos debe buscar nuestra boleta y luego sumarle el candidato a gobernador que quiera”, detalló al hacer referencia a la lista 300 C, espacio que cuenta con el apoyo de la vicegobernadora Laura Montero.

Luciano es precandidato a diputado provincial en esta estructura que recién se arma, pero que tiene el empuje de la juventud.

Entre los proyectos que tiene en carpeta y que desarrollará en la casa de las leyes, si finalmente es elegido, se destaca el de la creación de la Federación de Cooperativas Agroindustriales.

“Algo similar a lo que hoy es Fecovita, donde el productor asociado es también dueño. Un espacio dinámico que le permita a las personas que la integran tener herramientas de respaldo económico y de investigación”, añadió.

“Tener una cooperativa de productores frutícolas permitirá a los socios levantar el valor del producto, donde puedan acceder al crédito. Un lugar que esté enfocado más en la demanda que en la oferta”, acopló el joven radical.

Además, otra de las iniciativas está relacionada con la industria cultural turística. En ese marco, busca potenciar la idiosincrasia local generando en la población conciencia tradicional, como por ejemplo incorporar la materia “folklore” a las escuelas.

En el mismo sentido que lo anterior, señaló que “el arte y la música se pueden trasformar en bienes y servicios irremplazables por las máquinas. Por ejemplo, ningún robot te va a poder cocinar una carne a la masa en la Villa 25 de Mayo ni cantarte una tonada”.

“Tenemos que generar cooperativas culturales y turísticas, donde varias familias de un distrito se unan y puedan enseñarle al visitante como se hace salsa, como se cosecha, como se hace dulce de damasco o como se monta un caballo. Allí también pueden intervenir los jóvenes con las plataformas electrónicas por medio del teléfono celular, al momento de promocionar los destinos”, concluyó el precandidato.

 

http://ciudadanosur.com.ar

http://dialradio.tv/