Nuevamente, casi como de costumbre, una medida tomada a nivel nacional quedó trunca porque no tuvieron en cuenta “algunas cosas”. Sucede que es una constante eso de firmar resoluciones que terminan afectando a sectores vulnerables y que luego obligan a volver al punto de partida.

En este caso la obra social de los jubilados y pensionados tuvo que desistir de una fría disposición que dejaba sin algunas prestaciones médicas a ancianos que residen en el Asilo Hogar Las Mercedes, establecimiento sin fines de lucro destinado a darle algo más que un techo a adultos mayores.

Después del revuelo que originó la queja de la hermana Hilda, una de las misioneras referentes del hogar, se hizo presente en el lugar Carlos Valcarcel, titular del Pami en nuestra provincia.

En horas de la mañana de ayer, en compañía de otros funcionarios, visitó el histórico edificio de Independencia y Las Heras y mantuvo una charla con el personal del lugar y también con los abuelos.

“Hicimos un relevamiento y escuchamos a todos”, dijo al salir del hogar, añadiendo que “le vamos a devolver los beneficios que tenían”.

A pesar de que en su momento, las autoridades del PAMI de San Rafael habían asegurado que no había vuelta atrás con la resolución, Valcarcel tragó saliva con dificultad  y afirmó que los ancianos “contarán con las prestaciones todo el tiempo que lo necesiten”.