Una joven de 26 años, identificada como Fernanda Pereyra, fue encontrada calcinada a orillas de la ruta provincial 6, a tres kilómetros de la localidad de Rincón de los Sauces, en Neuquén.

Se trata de una mujer, oriunda de nuestro departamento, que estaba embarazada de seis meses y que desde hacía un par de años residía en aquel lugar.

De acuerdo a lo que señala el diario digital “lmneuquén.com” en la escena del crimen encontraron restos clave como tres anillos y una cadenita que fueron reconocidos por familiares de la víctima.

El portal neuquino destaca que fuentes ligadas a la investigación presumen que podría haber sido apuñalada y luego le pusieron cubiertas de vehículos encima del cuerpo para luego rociarla con algún combustible.

La joven tenía dos pequeños hijos, uno de 7 años que vive en nuestro departamento con su padre, y otro de 4 años que vivía con ella en Rincón de los Sauces.

 

Los investigadores intentan armar el rompecabezas de las horas previas al macabro crimen. En tal sentido se sabe que ella, junto a su pequeño estaba en la casa de su madre, que también reside en aquella localidad sureña. En un momento dado, el viernes, habría recibido un llamado telefónico y dijo que tenía que salir a resolver una situación. Fue entonces que dejó a su nene con sus familiares y salió con rumbo desconocido. A partir de allí se le perdió el rastro hasta que ayer fue encontrada sin vida.

Según “lmneuquén.com” la Justicia de aquella provincia maneja tres hipótesis, dos de ellas apuntan a cuestiones sentimentales, por un lado se señala al padre del bebé que llevaba en su vientre, con quien ya no tenía relación,  y por otro a un ex novio, de profesión boxeador, que en el año 2014 le había dado una brutal paliza.

En tanto que la tercera línea investigativa está relacionada a que Fernanda había sido testigo de un crimen ocurrido el año pasado y por el que había recibido amenazas.

Vale destacar que Rincón de los Sauces es una localidad ubicada en el noreste de Neuquén en el que viven muchos sanrafaelinos.

Silvio Barroso