Enviado especial a Santiago de Chile – El presidente Mauricio Macri y su colega chileno, Sebastián Piñera, se encontrarán este viernes por la mañana en el Palacio de la Moneda antes del comienzo de la Cumbre de mandatarios que se convocó para debatir la creación del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), que reemplazará a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismo creado por la decisión política de Hugo Chávez y Néstor Kirchner.

El cónclave entre ambos mandatarios se desarrollará antes del mediodía. Allí se tratarán aspectos relacionados con las relaciones bilaterales entre Chile y Argentina, la crítica situación política y social en Venezuela, y se definirán los términos del acta multilateral que servirá como plataforma para la creación del Prosur. De la reunión bilateral también participarán Fulvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos, y el embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón.

En principio, sería ésta la única bilateral que tiene prevista protagonizar Macridurante el encuentro de mandatarios, ya que la agenda del evento es muy intensa y el Presidente tiene previsto regresar a Buenos Aires entre las 17 y las 18 horas.

El entierro del Unasur y la eventual creación del Prosur es un nuevo capítulo de la disputa ideológica regional a través de la diplomacia multilateral. Cuando Chávez, Morales y el matrimonio Kirchner imponían la agenda de América Latina, el Unasur funcionaba como una entidad costosísima que aceitaba las relaciones con Cuba, Rusia, Irán y China. Chávez con su petróleo financiaba al Unasur, que actuaba como una línea de defensa multilateral y dialéctica frente a los planes de Estados Unidos.

Con la muerte de Chávez, el triunfo de Macri ante Daniel Scioli y la llegada al poder de Piñera en Chile y Bolsonaro en Brasil, un nuevo capítulo geopolítico se inició en Sudamérica. Ya no habría una hegemonía por izquierda, ni tampoco una diplomacia regional que solo miraba con interés cómo actuaban adversarios globales de la Casa Blanca.

Piñera y Duque son los ideólogos del Prosur, y a continuación se sumaron Macri y Mario Abdo Benítez, presidente del Paraguay. Hasta la semana pasada, Brasil tuvo una posición equidistante, que se movió hacia el aval del Prosur después de la visita que protagonizó Bolsonaro a Washington.

A la negociación para crear el Prosur, Chile cursó invitaciones a la Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú Surinam y Uruguay. Estaba previsto que concurriera Juan Guaidó, pero Piñera actuó con cautela diplomática y congeló la invitación del presidente interino de Venezuela.

En las últimas horas circuló un memo reservado de escasas carillas que hace hincapié en ocho ejes básicos que van desde la integración regional y la defensa de la democracia, a la creación de un organismo multilateral “flexible”, que “prescindirá de una sede”, tendrá “una presidencia pro tempore, anual y rotativa”, y sus objetivos estarán vinculados a la discusión de la seguridad y defensa regional, la salud, el medio ambiente y la energía, entre otros asuntos claves para la región.

En este contexto, si no hay cambios en la agenda regional, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Paraguay, estarán dispuestos a avalar la eventual creación del Foro Prosur. Mientras que Bolivia, Surinam y Uruguay no firmarán el documento liminar que instará a los cancilleres a iniciar una ronda rápida de negociaciones para crear el Prosur antes que concluya 2019.

Fuente: www.infobae.com