El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó al Gobierno estadounidense de Donald Trump de “pandilla” de extremistas y supremacistas blancos e insistió en que no permitirá la entrada a su país de ayuda humanitaria porque supondría justificar una intervención de Estados Unidos.

En una entrevista con la BBC difundida este martes, Maduro volvió a descartar la convocatoria de elecciones presidenciales y ratificó su negativa al ingreso de la ayuda humanitaria enviada por EEUU.

“¿Cuál es la lógica, el razonamiento para repetir elecciones?”, se preguntó Maduro en una entrevista con la BBC. “No ha habido un solo cuestionamiento legal interno ante el Consejo Nacional Electoral ni ante el poder judicial. Lo que ha habido son cuestionamientos políticos desde el gobierno de Estados Unidos“, enfatizó Maduro.

En cuanto a la ayuda, dijo que “forman parte de esta farsa”. “Por eso les decimos que no queremos migajas“.

El Ku Klux Klan que hoy gobierna la Casa Blanca quiere apoderarse de Venezuela“, enfatizó Maduro e insistió con que la imagen de una Venezuela que pasa hambre y ha visto emigrar a millones de sus ciudadanos por causa de la brutal crisis económica “es parte del mismo plan golpista”.

Venezuela no es un país de hambruna. En Occidente se desfigura la situación en Venezuela para justificar cualquier intervención”, aseguró en la entrevista con la periodista británica Orla Guerin.

“Mientras usted y yo hablamos aquí, hay ayuda estadounidense esperando en la frontera con Colombia. Me he encontrado con mucha gente que la necesita desesperadamente. ¿Por qué no permitir que pase?”, replicó la reportera.

“Eso es un show que ha montado el gobierno de Estados Unidos con la complacencia del gobierno colombiano para tratar de humillar a los venezolanos. Venezuela tiene los problemas que puede tener cualquier otro país. Llevamos muchos años en una lucha exitosa por reducir la pobreza y la miseria“, insistió Maduro.

Según el presidente en ejercicio, la BBC, la CNN y todos los medios occidentales “son acríticos con las mentiras que hay sobre Venezuela”.

El 23 de enero pasado, el titular del Parlamento Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino y fue reconocido por más de 40 países del continente y de Europa. Mientras tanto, Maduro afronta presiones internacionales para convocar elecciones presidenciales, pero aún cuenta con el respaldo del Ejército Venezolano y de potencias como Rusia y China.

El mandatario chavista también protestó por “la guerra económica y la persecución financiera” contra el gobierno de Venezuela. “Se ha perseguido cada cuenta que teníamos, y eso ha impactado en la realidad económica. Además, algunos venezolanos pensaron por las campañas que se hicieron en las redes en buscar una alternativa en el extranjero”, añadió.

Asimismo, defendió a su gobierno que, según dijo, ha logrado hacer avanzar mucho los índices sociales. “Somos el país que tiene el mayor avance en los índices sociales de todo el continente. Claro que tenemos problemas. Si tenemos al imperio más poderoso del mundo congelando todas nuestras cuentas y nuestros activos en el exterior, persiguiendo cada barco que viene con productos…”, acotó.

 

Fuente: TNMundo