Ayer, en horas de la noche, llamaron a la puerta de una vivienda ubicada en calle Barrancas al 900 de la ciudad de Malargüe. Cuando la dueña de casa, que se encontraba con su hijo, preguntó quién era, del otro lado respondieron “somos policías”.

Fue entonces que abrieron la puerta y parados en la vereda habían, efectivamente, tres uniformados. Aunque no eran verdaderos policías, sino ladrones.

En cuestión de segundos, los malvivientes, que portaban armas de fuego, ingresaron a la casa y maniataron a las dos personas usando precintos.

Del lugar se llevaron los teléfonos celulares, dinero en efectivo y una caja metálica con balas en su interior.

Según se informó oficialmente, los sujetos, además de tener puestos uniformes policiales, tenían colocados chalecos antibalas, y de acuerdo a testigos se desplazaban en una camioneta blanca.

Por el momento no hay detenidos y la causa se instruye en la Comisaría 24 del vecino departamento.

Teniendo en cuenta la modalidad del atraco, los policías (verdaderos) malargüinos están sumamente sorprendidos.

Silvio Barroso