Lo ocurrido ayer, con el robo de un remís de San Juan y Moreno, generó enojo en la cúpula policial por el accionar de un grupo de taxistas que se sumaron a la persecución del ladrón.

Sucede que, luego de la sustracción del rodado, un numeroso grupo de trabajadores del volante salieron a perseguir al sujeto.

El recorrido incluyó calles de ciudad y de distritos, hasta que el malviviente fue detenido en Salto de las Rosas. En todo momento, además de las patrullas policiales, los taxistas participaron de la persecución, alcanzando velocidades superiores a los 130 Km/h.

Desde la Fuerza señalaron que se “trato de una conducta irresponsable porque pusieron en peligro la vida de terceros por las altas velocidades desarrolladas”.

El malestar es grande entre los jefes policiales “porque los taxistas no están preparados para ese tipo de acciones”.

El fastidio creció cuando los uniformados vieron en las redes sociales como algunos ciudadanos justificaban el supuesto “acto de heroísmo”.

Desde la Policía señalan que podría haber consecuencias, ya que los choferes circularon a gran velocidad y en tal sentido allí se presenta una violación a la ley de tránsito. Por otro lado también se analiza “el entorpecimiento al accionar policial”.