Nuri Ribotta, la madre de Paula Toledo, les pidió a aquellas personas que de una u otra forma fueron testigos del aberrante crimen, y que en su momento no se animaron a hablar que lo hagan ahora.

Ocurre que, de manera extraña, fue difícil encontrar testigos, a pesar de que los rumores que circularon por el barrio no fueron pequeños respecto de como ocurrieron los hechos. Quizás el miedo o la presión contribuyeron a que más de uno se convirtiera de pronto en ciego, sordo y mudo. 

“Le pido a la gente del barrio El Sosneado que hace 14 años vio o escuchó algo que ayuden a Paula. Yo tengo claro que hubo personas que en aquella oportunidad no quisieron hablar, entonces yo les ruego que ahora tienen la posibilidad de hacerlo”, reclamó sumergida en dolor, pero con una fortaleza digna de admirar.

Nuri hizo estas declaraciones a la salida de Tribunales, luego de ser notificada por la Segunda Cámara del Crimen del rechazo de pedido de prescripción realizado por la defensora oficial Patricia Cuartara.

Esto quiere decir que Marcos Graín, Iván Gauna y los hermanos Víctor y Alejandro Echegaray están muy cerca de sentarse en el banquillo de los acusados frente a los jueces Néstor Murcia, Esteban Vázquez Soaje y Alejandro Celeste.

“Hemos dado un paso importante, y a pesar de tantos años de lucha no he perdido la confianza. Aunque tengo algunos problemitas de salud, estoy bien firme”, remarcó esta gran luchadora.

Silvio Barroso