Luego de la caída de los Spurs ante los Lakers, el bahiense se refirió a su futuro: “Esto terminará y haré otra cosa. No viviré de recuerdos”.

El final de su carrera está cerca, pero Emanuel Ginóbili aún no le puso fecha a su adiós y tampoco tiene claro si quiere ser recordado por su magia en la cancha. “Eso de ser recordado está tan sobrevalorado… No sé si quiero ser recordado. Quiero serlo por mis hijos, ser buen padre y darles una buena educación, pero por lo que hice en la cancha… No sé, mejor como un buen tipo, alguien que trató de contribuir y hacer lo mejor que pudo”, dijo con humildad el bahiense, luego de la derrota de San Antonio Spurs contra Los Angeles Lakers.

“No voy a vivir toda la vida de cómo seré recordado. Esto terminará y haré otra cosa. No viviré de recuerdos“, agregó el escolta que sumó ocho puntos, cuatro asistencias y un rebote en los 21 minutos que tuvo acción en la caída por 93-81.

En su decimosexta temporada en la NBA, el pibe de 40 está rindiendo a un nivel sorprendente y protagoniza jugadas que siguen maravillando a los fanáticos. “No hay grandes retos este año, ese es el reto. Estar tranquilo y seguir disfrutando de cada partido porque no sé cuál será el último. Estoy ayudando y me siento tranquilo y contento”, manifestó Manu, que reconoció estar jugando más de lo que esperaba debido a las lesiones del equipo.

En el Staples Center, Gregg Popovich no pudo contar con cuatro jugadores relevantes: Kawhi Leonard, Rudy Gay, Danny Green y Tony Parker. El más destacado de la plantilla fue LaMarcus Aldridge con 20 tantos.

“Estamos siempre tratando de estar sanos; solo hemos jugado un partido con todo el equipo”, apuntó el argentino, siempre rodeado de numerosos compatriotas en cada estadio. “Es halagador. Eso significa que en tantos años uno los representó bien y los dejó bien parados. Me hace bien”, valoró.

Fuente: EFE

www.ciudadanosur.com.ar