Dijo que si hubiera podido “hubiera hecho seis, siete u ocho cambios”.

Marcelo Gallardo se mostró como pocas veces se vio desde que manda en el banco de River. Dolorido y sin respuestas para el mal funcionamiento de su equipo, que para colmo se despidió de la pelea por el campeonato, el “Muñeco” admitió que la derrota contra Racing en el Monumental “fue el peor partido en el semestre”.

Y profundizó: “Con poca lucidez colectiva, y después del gol nos deslucimos totalmente”. “Sufrimos un gol accidental y entramos en la confusión. Nos aceleramos, empezamos a confundirnos y eso nos llevó a cometer errores. Sufrimos un gol injusto, en una jugada desafortunada y encima la cancha no ayudaba. Pudimos descontar, pero no alcanzó”, se lamentó.

“Si hubiera tenido seis, siete u ocho cambios, hubiera hecho seis, siete u ocho cambios. El equipo no funcionó y hubo actuaciones individuales muy bajas, rendimientos muy bajos. Les podría haber tocado salir a cualquiera de los otros. Había tres cambios y me tuve que decidir por alguno”, reconoció Gallardo en conferencia de prensa. El director técnico subrayó, sin embargo, que “no se trató de una cuestión de temple” y simplemente no se pudo “sostener una buena dinámica”.

“Fue por todo lo bueno que hicimos a lo largo del semestre que tuvimos la posibilidad de arrimarnos a ver qué pasaba. No nos dio porque perdimos puntos por el camino después de ganarle a Boca en su cancha, pero no hay nada que reprocharse porque el gran objetivo es la Libertadores. Y ahora estamos por jugar la verdadera Copa, la que no deja margen, y vamos a estar ahí con ilusiones de ganarla”, enfatizó.

De cara a la apertura del libro de pases, Gallardo adelantó que River intentará conservar el plantel actual e incorporar “algunas alternativas”. “Va a ser muy difícil porque es muy corto el plazo, así que tendremos que encarar el tema con precisión. Cualquiera que llegara a venir tendría que estar en actividad, habría que darle la posibilidad de entrenar con el equipo y, además, siempre se generan distintas trabas por lo que significa River”, comentó.

Por lo pronto, deslizó que contratar a un arquero “está dentro de las posibilidades”, en un momento en el que el joven Augusto Batalla no transmite la seguridad necesaria. “No es fácil, ¿eh? Vamos a ver alternativas. Las evaluaciones y los análisis los voy a hacer cuando esté más tranquilo, pero no juego con la gente. El termómetro lo tengo que tener yo y eso es lo que tengo que transmitirle a los jugadores. Creo que colectivamente estamos haciendo lo que nos llevó a pelear este campeonato y ahora la idea es enfocarnos en la Copa”, sentenció Gallardo.

Por último, hizo hincapié en que River debe volver a hacerse fuerte en su cancha y criticó las malas condiciones del campo de juego: “Eso me preocupa y mucho, me enojó ver en la semana el campo muy deteriorado”.

 

Fuente: www.clarin.com/deportes

www.ciudadanosur.com.ar