Cientos de personas, entre ellas, miembros de grupos antiaborto, marcharon este sábado a la tarde desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso en apoyo del médico Leandro Rodríguez Lastra, que fue condenado por la Justicia de Río Negro por incumplimiento de los deberes de funcionario público al no ejecutar el protocolo de interrupción legal del embarazo en el caso de una víctima de violación, cuando se desempeñaba como jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Cipolletti. «Cumplió su deber como médico, que es salvar las dos vidas», dijo ayer a la agencia Télam Fernando Secín, referente de la organización Médicos Provida.

 

Fuente: www.lanacion.com