Aquellos diputados provinciales que no concurran a la sesiones recibirán una sanción. La misma tiene que ver con lo que más duele: el garrotazo al bolsillo.

Al menos, esa es la intención del sanrafaelino Javier Cófano que presentó un proyecto que modifica algunos artículos del reglamento interno de la Honorable Cámara de Diputados. Entre ellos sobresale el descuento de sueldo a aquellos legisladores que sin justificativo no vayan a la sesión.

La idea del justicialista es que se le descuente un 10 por ciento a los que no se hagan presente en la sesión y un 5 por ciento a los que falten a las reuniones de las Comisiones.

Únicamente se perdonará el descuento, cuando el legislador presente certificado médico o cuando esté de viaje por una cuestión relacionada a la actividad parlamentaria.

Respecto del dinero descontado, se juntará en un fondo durante todo el año y cuando llegue el mes de diciembre esa plata se repartirá a las escuelas albergues de la provincia.

Los diputados deberán marcar entrada y salida como cualquier trabajador, y para eso se busca implementar un sistema digital de asistencia. Es decir, una de las posibilidades es poner en práctica en reloj de huella digital, tal como ocurre en la mayoría de los establecimientos estatales de Mendoza.

La idea de Cófano surge a propósito de la critica que hizo el propio gobernador Alfredo Cornejo, cuando luego del fracaso de un par de sesiones durante los últimos meses, dijo que se debería implementar el “ítem banca” para los legisladores. Ocurre que el problema lo tiene adentro de su propio partido, teniendo en cuenta que los que han venido faltando (un “poquito” más que los justicialistas) son de la UCR.

La amenaza del gobernador fue solamente en discurso, dado que no hay, por ahora,  ningún anuncio concreto. Rápido de reflejos, el peronismo lo puso en aprietos con este proyecto.

Silvio Barroso