Un paso más que significativo dio nuestra provincia en materia de derechos al brindar un tratamiento diferencial gratuito, respecto del servicio eléctrico, a las personas denominadas “electrodependientes”.

Ayer, la Cámara de Senadores de Mendoza aprobó el proyecto por el cual todos aquellos ciudadanos que padecen enfermedades permanentes, donde sea imprescindible utilizar equipamiento eléctrico que demande un gran consumo, sean beneficiados con la tarifa de luz.

Se trata de pacientes crónicos que necesitan utilizar aparatos eléctricos para su tratamiento. Métodos que se pueden realizar en la propia casa de la persona sin trasladarse a un hospital o clínica, lo cual brinda comodidad y bienestar tanto para el paciente, como para toda la familia. En tal sentido, esa piedra en el camino, que era el alto costo en la factura eléctrica, hoy ya no estará.

El trámite para accederé al beneficio debe realizarse en la distribuidora eléctrica y será autorizado por el EPRE (Ente Provincial Regulador Eléctrico). No está de más aclarar que para ingresar al programa es obligatorio presentar certificado médico y el formulario de registro de usuario electrodependiente por salud, avalado por efector público.

En relación a los medidores de estos usuarios, los mismos serán especiales, ya que deberán estar identificados de forma tal, que se diferencien del resto.

Algo que sobresale en la ley es que la empresa que brinda el servicio eléctrico deberá proveer a cada usuario electrodependiente de un grupo electrógeno, teniendo en cuenta los posibles cortes de energía, sean estos programados o no.

 Silvio Barroso