“La necesidad de incorporar personal de seguridad radica en que contábamos prácticamente con el mismo personal desde 2015, pero con todas las inauguraciones que hemos tenido en este último tiempo y las que tendremos en los próximos meses en materia edilicia, resulta necesaria esta incorporación”, fueron las palabras de Eduardo Orellana, titular del Servicio Penitenciario de Mendoza, en referencia a la incorporación al sistema de nuevos agentes.

A pesar de que con altas y bajas han logrado optimizar el recurso humano, el funcionario reconoció que es necesario contar con más personal, considerando la restructuración edilicia.

Por otra parte, no es un dato menor, con las últimas reformas a la Justicia Penal, el incremento de personas privadas de la libertad. En ese contexto las autoridades informaron que en la actualidad Mendoza tiene 4.900 presos en las distintas unidades carcelarias de la provincia, a las que se suman alrededor de 600 que hoy tienen el beneficio de prisión domiciliaria.

Respecto del personal que trabaja en el Servicio Penitenciario, indicaron que hay 2.615 efectivos, de los cuales 2.042 conforman el escalafón de seguridad, en tanto que el resto pertenece a los gabinetes de profesionales de la salud y personal administrativo.

La planta se verá incrementada a principios del año que viene cuando los jóvenes que se inscribieron para ser agentes penitenciarios aprueben el curso que se dictará en los próximos meses.

Fuente: www.diariomendozasur.com

http://dialradio.tv