Según un informe de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar) de 2017, la provincia ha registrado un aumento en los consumos problemáticos y a nivel local: la edad de inicio en este tipo de consumos es más baja que la nacional. 

Ante el pedido de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados para declarar la emergencia provincial en adicciones, el Ministerio de Desarrollo Social y Deportes informa que Mendoza no se encuentra en una situación que obligue a declarar la emergencia por adicciones.

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes ejecuta diferentes acciones de prevención: trabaja esta temática en los distintos niveles educativos y en los espacios de diversión nocturna. La tarea involucra a varias áreas del  Estado, la familia y los empresarios.

“Desde el ministerio destacamos que más allá de declarar o no la emergencia en adicciones, lo importante es que este tema se instale en los distintos sectores de la sociedad para que estos se comprometan con la problemática, y podamos desarrollar en conjunto un  trabajo que sea permanente”, afirmó Marta Hintucchi, coordinadora del Plan Provincial de Adicciones.

La funcionaria agregó que “si bien los consumos problemáticos ya cuentan en la provincia con un  marco normativo para abordarlos (Ley provincial 7088 de creación del Plan de Adicciones; Ley 20934, Plan Iacop, Ley de Salud Mental, Ley 26061, de Protección de derechos a menores y adolescentes, y Ley 26586 de Prevención en el ámbito educativo), no está de más evaluar si es necesario incorporar nuevas leyes que favorezcan la lucha contra los consumos problemáticos”.

Los datos

Según un informe de la Sedronar de 2017, el consumo de alcohol, tabaco y marihuana son los de mayor incidencia en la provincia de Mendoza. En 2010, el 42 por ciento de los jóvenes de 12 a 17 años consumían bebidas alcohólicas. En 2017, el porcentaje aumentó a 60 por ciento en el país y a 58,9 por ciento en Mendoza.

El consumo de alcohol y tabaco entre adolescentes es preocupante pero también alerta el del inicio de consumo de alcohol en personas de 27 años. Exigen atención, además, las cifras de consumo de psicofármacos en mujeres de más de 30 años y el aumento del consumo de cocaína. “En 2010, la media nacional del consumo de cocaína era de 1,08 y, en 2017, el porcentaje en Mendoza subió a 3,1 por ciento”, señaló Hintucchi.