Hasta el 14 de junio jugará casi 70 partidos. En las previas de las tres Copas del Mundo tuvo grandes rendimientos.

Lionel Messi estuvo un par de días con Jorge Sampaoli y recién ayer conoció a Ernesto Valverde. Empieza la cuenta regresiva al Mundial de Rusia mientras asume otra vez el liderazgo del Barcelona. No será un año cualquiera.

Desde su primera práctica en la Ciudad Deportiva hasta el 14 de junio de 2018, Messi podrá jugar hasta 66 partidos con su club si llega a las finales de la Champions o la Copa del Rey, más los 4 compromisos con la Selección por Eliminatorias. Son hasta 70 partidos en 11 meses; uno cada seis días. ¿Cómo llegará Leo a Rusia?

El cuerpo técnico de la Selección lo seguirá con la comunicación directa de Sampaoli y con la cercanía de Lionel Scaloni, ex compañero en el Mundial 2006 y miembro del cuerpo técnico que permanecerá en Europa. Es una incógnita el modo de trabajo de Valverde en el Barça. El nivel de exigencia en todas las competiciones, será el de siempre. “Ojalá podamos lograr todos los títulos”, dijo Messi en su reciente paso por Tokio. Puso la vara alta, como siempre.

No se trata sólo de la pelota. Desde que regresó de sus vacaciones-luna de miel en Antigua y Barbuda al comienzo de la Liga, Messi habrá viajado 42.988 kilómetros en avión durante casi 66 horas. Hizo 6.614 km desde el Caribe a Barcelona; la ida y vuelta a Tokio demandó 10.414 y luego vendrá el triangular en Estados Unidos con el salto atlántico y los traslados desde Nueva Jersey a Washington, a Miami y el retorno a El Prat. Luego vendrán los viajes por la Liga y la Champions. El cierre también será movido: el 20 de junio de 2018 será la última fecha de la Liga; el 26 la final de la Champions y el 31, de la Copa del Rey.

“Sólo con que juegue todos los partidos de la Liga, llegará con casi 4000 minutos (3420). No hay que hacer un entrenamiento especial, si no regularlo, como hicimos nosotros” cuenta Elvio Paolorosso, preparador físico de la gestión del Tata Martino en Barcelona en la temporada 2013-14, la previa al Mundial de Brasil. Gerardo Salorio fue el preparador físico en la larga etapa de José Pekerman en la Selección. “Un jugador con 50 partidos, entra en zona de riesgo”, dice.

¿Qué pasa por la cabeza de un jugador el año previo al Mundial?“La cabeza de un profesional de elite tiene una altísima resistencia. A mí me pasó en el Barcelona que citaba a las 10 y a las 8.30 había jugadores trabajando solos en el gimnasio. El tipo de jugador de Messi quiere jugar y ganar siempre, no va a correr menos o a sacar la pierna pensando en el Mundial ”, sostiene Paolorosso. Para Salorio, “lo que no hay que hacer es llevar a un Mundial a un jugador lesionado pensando que lo podemos recuperar. Es un error, no se recupera y tenés uno menos”. ¿Eso vale para todos, para Messi también? “Esa es una carta que tenés que jugar. Es con el único que habría que correr ese riesgo”, afirma Salorio.

Messi ya jugó tres Mundiales. En las temporadas anteriores a cada cita tuvo magníficos rendimientos en el Barça. En 2005-06, cuando recién empezaba a asentarse en la formación de Frank Rijkaard, fue campeón de Liga, Champions y Supercopa española. Jugó la mitad de los partidos de Liga y no fue alineado en la final ante el Arsenal. En el Mundial de Alemania, fue suplente para Pekerman y aún se recuerda aquella imagen de disgusto, sentado en el piso cuando entró Cruz ante los locales en el partido de la eliminación por penales.

En 2009-10 fue campeón de Liga y las dos Supercopas, con Pep Guardiola. Hizo un buen Mundial en Sudáfrica y paradójicamente se le negó el gol. En la temporada previa había hecho 39 en su club. El curso anterior al Mundial de Brasil, fue el año más flaco en títulos para Messi, apenas la Supercopa de España, dirigido por Martino. Tras el trienio exitoso de Luis Enrique, lo espera Valverde. Y luego de Bauza, lo espera Sampaoli. Falta menos de un año para ir a Rusia. Falta mucho por jugar. Y hay mucho en juego.

 

Fuente: www.clarin.com/deportes

www.ciudadanosur.com.ar