Fue 3 a 0 para avanzar a cuartos de final. El rosarino llegó a los 100 gritos en la Champions.

El entrenador de la Selección Argentina, Jorge Sampaoli, anunció su llegada al Camp Nou con un mensaje claro: “Yendo a ver a Leo”. Y Leo le regaló una función de gala.

Lo ha hecho de nuevo, Messi. Otra vez le puso una yapa a una actuación fenomenal: metió dos goles para el triunfo 3-0 ante Chelsea para avanzar a los cuartos de final de la Champions League ante el Chelsea (1-1 en la ida). Y así llegó a los 100 gritos en el torneo.

Antes de que ambos equipos se puedan acomodar en la cancha, el Barsa ya estaba en ventaja. A los dos minutos y tras un rebote en la defensa, Luis Suárez tocó de manera magnífica -de taco- para la llegada de Messi por la derecha del ataque y el argentino remató con su pierna menos hábil para vencer de caño a la floja respuesta de Thibaut Courtois.

Los ingleses, tocados en el plan inicial y debieron salir a buscar pero eso les generaba un problema grande: se exponían a una contra letal. Y Messi tenía en la manga un nuevo truco para estirar la ventaja. El argentino robó una pelota en mitad de cancha, corrió y ganó en velocidad dos veces, esperó con la pausa justa y cedió para Dembelé, quien entraba en soledad por la derecha del ataque. El francés definió fuerte arriba para el 2 a 0. Después, Courtois le ganó un mano a mano al uruguayo Suárez tras una gran habilitación de taco de Iniesta.

Mención especial en esos primeros 45′ para dos atajadas de Ter Stegen. La primera a William contra su arma favorita: el remate desde lejos. A los 12′ se quedó con una pelota difícil sin dar rebote, que pudo haber sido el empate parcial de la serie. A los 37′ le tapó otro disparo de frente al arco a Marcos Alonso.

En el complemento, otra vez los catalanes casi madrugan al rival londinense a los dos minutos. Courtois se equivocó en una salida, le pegó mal y se la regaló a Suárez, pero después le ganó el duelo tras el remate del uruguayo.

Hasta que a Messi se le ocurrió gritar su gol número 100 en la Champions. Recibió el pase de Suárez a un metro de la medialuna y aceleró a máxima velocidad para penetrar por el costado izquierdo del área. Una flecha.

Y coronó el arranque con un latigazo letal que nuevamente se metió entre las piernas de Courtois. Sí, dos goles y ambos de caño.

El 100 en la Champions fue redondo para Leo.

En el otro partido de la jornada, en Turquía, el Bayern Munich volvió a vencer al Besiktas, esta vez por 3-1, y cerró la serie con un global de 8-1, tras el 5-0 en Alemania. Thiago Alcántara, Gonul -en contra- y Sandro Wagner convirtieron para la visita. El brasileño Vagner Love descontó para el local.

 

Fuente: www.clarin.com/deportes

www.ciudadanosur.com.ar