Desde el Gobierno se mostraron satisfechos con la tarea realizada para combatir los incendios, dado que a pesar de la ferocidad de las llamas “no hubo que lamentar víctimas humanas”.

“Nuestra premisa fue cuidar no sólo a los brigadistas, sino también a las personas que viven y trabajan en el lugar”, señaló Humberto Mignorance, secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial.

El funcionario sostuvo que “todos los incendios y focos, que se originaron el 29 de diciembre, fueron extinguidos en su totalidad. El más grande está siendo controlado. Ahora entramos en una fase que se denomina guardia de cenizas, tarea que en su gran mayoría realizan los mismos productores. Se quedan en el lugar para vigilar que no se vayan a reavivar estos focos”.

Se trabajó en forma conjunta entre Nación, Provincia, Municipios. Además se sumó a las tareas el sector ganadero. “En total trabajaron cerca de 800 personas. Un poco más de la mitad fueron los mismos productores. También hay que destacar la labor de brigadistas, maquinistas, el apoyo logístico, geógrafos que mapearon de forma permanente la situación de los puntos de calor y que referenciaban la información que traían los vuelos de avistaje”, subrayó Mignorance.