El año próximo, Isabel II recibirá un incremento de algo más de 8%. Pasará de 97 millones de dólares a ganar 105 millones. Cada súbdito oblará más de 1,5 dólar para su monarca.

La reina Isabel II de Inglaterra recibirá un aumento del 8,15% de su sueldo entre junio de 2018 y el mismo mes del 2019. Parece poco. Pero es muchísimo. Son ocho millones de dólares más.

El aumento fue posible gracias al aumento de los beneficios anuales de la Crown Estate, las propiedades de la Corona, aunque pertenecen al Estado. Sobre ellas, la familia real recibe para su manutención un porcentaje, llamado sovereign grant.

Ya el año pasado los gastos netos de la soberana habían aumentado cuatro millones de dólares y también habían elevado el sueldo del príncipe Carlos. A éste, los ingresos le arriban de la propiedad del Duchy of Cornwall, y en el 2015 eran superiores a los 40 millones de dólares.

Los números, como es habitual, desencadenaron las críticas del movimiento de los republicanos, que hablaron de un impuesto a los británicos para mantener a los privilegiados.

Los ingresos de la Reina le arriban del Patrimonio de la Corona, un conglomerado de propiedades y terrenos que abarcan, entre otras, la mayor parte del extremo occidental de Londres, una de las zonas más valoradas de la ciudad.

Todos los inmuebles, negocios y parques pertenecen al jefe de Estado, pero sólo durante su reinado, por lo que no pueden ser vendidos ni traspasados. El dinero va al Tesoro, que se encarga de la política fiscal y económica y decide qué porcentaje recibirá la monarca.

El Tesoro decidió aumentar los ingresos de la Reina para, entre otras cosas, hacerle arreglos al Palacio de Buckingham, valorado en US$ 470 millones.

En el sueldo de Isabel II quedan incluidos los fondos para pagar a los trabajadores de la Casa Real, los viajes oficiales y el mantenimiento de los palacios. Solo en viajes, la Reina gastó casi 6 millones de dólares entre junio del 2016 y junio de este año.

La plataforma Republic, que lucha por que el Reino Unido deje de ser una monarquía y se convierta en una república, hizo sus propias cuentas de los gastos reales. Y el resultado fue totalmente distinto al del Gobierno.

Según Republic, cuando se suman otros servicios como la seguridad, el presupuesto anual de la Reina suma 439 millones de dólares.

Una cuenta “masiva para el contribuyente” con el fin de mantener “estilos de vida privilegiados”, según dijo a la BBC el director de la organización, Graham Smith.

Otro punto en discusión es saber a cuánto asciende la fortuna de Isabel II. La Reina tiene el privilegio de no tener que dar información sobre sus finanzas privadas. Pero el diario Sunday Times estima que asciende a 534 millones de dólares.

El arreglo entre el Estado y los reyes de Inglaterra sobre los ingresos del monarca se remontan a 1760, cuando el rey George III llegó a un acuerdo con el gobierno para que los ingresos excedentes de las tierras de la corona fueran destinados al Tesoro. A cambio, el Rey no tenía que pagar los gastos del gobierno civil ni las deudas acumuladas por reyes anteriores.

La mayoría de las propiedades de la Reina están en Londres, pero también en Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Entre ellos se incluyen el Palacio de Hampton Court, el Castillo y el Gran Parque de Windsor, y el hipódromo de Ascot, pero también propiedades residenciales, oficinas comerciales, tiendas, negocios y parques comerciales, incluyendo la popular zona del centro de Londres, Regent Street.

Además de 18.454 hectáreas de tierra en Inglaterra y Gales, la Reina es dueña de bienes personales como la Casa Sandringham en Norfolk, el castillo de Balmoral en Aberdeenshire y otras mansiones más pequeñas.

También hay que incluir la colección de estampillas reales, obras de arte, automóviles, caballos y las Joyas de la Corona. Todos estos bienes, que suman más de un millón de objetos, están valorados en US$15.000 millones.

 

Fuente: www.clarin.com/mundo

www.ciudadanosur.com.ar