«El análisis es muy simple: no hicimos un buen partido». Las primeras palabras de Marcelo Gallardo en la conferencia de prensa fueron tan directas como realistas. Lejos de buscar excusas o reparos, el DT de River realizó una fuerte autocrítica frente a los micrófonos tras la derrota 1-0 ante Atlético Paranaense en la ida de la Recopa Sudamericana . Pero, al mismo tiempo, y como suele hacer en los momentos de mayor tensión, volvió a exponer todo su optimismo para la definición del jueves próximo en el Monumental: «Mirá si no voy a creer en estos jugadores…».

La frase emuló el «que la gente crea, porque tiene con qué creer en este equipo», aquel histórico mensaje que el Muñeco bajó después de la derrota 1-0 con Gremio de local en la ida de las semifinales de la última Copa Libertadores. Aquella vez, su equipo dio vuelta la historia en Porto Alegre y, ahora, deberá repetir la gesta: está obligado a ganar en casa si desea levantar su duodécimo título internacional y el décimo del ciclo del DT en casi cinco años.

«Es muy simple hacer el análisis porque no hicimos un buen partido en general. No pudimos hacer pie ni pudimos resolver situaciones en algunos momentos favorables que tuvimos. Sin embargo, quedamos con un hombre menos casi 20 minutos y eso nos perjudicó para tener chances de buscar el empate. Más allá de no jugar bien ante un rival duro y de calidad, nos vamos vivos porque perdimos por una mínima diferencia y tenemos todo para resolver en nuestra cancha en una semana», comentó Gallardo en conferencia de prensa.

«El análisis se hace desde lo futbolístico, más allá de lo táctico. Y no jugamos bien, estuvimos por debajo de nuestro nivel. Me cuesta remarcar a un futbolista de buen nivel, hoy fue muy parejo para abajo. Ante eso, no podemos suponer si algún sistema táctico hubiera cambiado la ecuación. Quizás sí, quizás no. A nosotros nos costó crear y tener efectividad en los pases, estuvimos mal con la pelota… nos vamos con un sabor amargo por cómo funcionamos, pero con un montón de situaciones favorables. Perdimos 1-0 y en nuestra cancha somos muy fuertes y vamos a revertir la imagen. Ellos saben que somos muy difíciles en nuestro campo», agregó un autocrítico pero optimista DT millonario.

Habrá una semana entera por delante previa al duelo de vuelta que se jugará el próximo jueves en el Monumental. Y el Muñeco ya bajó un necesario mensaje positivo, que permita trabajar con calma los aspectos futbolísticos a mejorar, pero también potenciar la mentalidad competitiva en la que siempre suele hacer foco.

«No estoy preocupado ni tengo ninguna duda sobre poder revertir la situación. Mirá si no voy a creer en este equipo, que ya dio muestras de sobras de que puede, tanto futbolística como anímicamente. ¿Cómo no me voy a apoyar en eso? Preguntale a algún jugador si no pueden ganar y dar vuelta la serie en casa… pero claramente hay que hacerlo mejor que hoy», disparó Gallardo, y agregó: «El análisis sincero es que hoy jugamos mal y así hay más posibilidades de perder. No hay excusas. Pero nos vamos con una diferencia mínima».

Por otro lado, luego de tantas opiniones cruzadas sobre el campo de césped sintético del Arena du Baixada, el entrenador millonario dijo que influyó, pero evitó hacer foco en eso: «Nos costó, ya desde el inicio nos caímos un par de veces y le dimos la posibilidad a Atlético que nos rematara al arco. Padecimos al principio, pero nos acomodamos. Era normal. No por nada habíamos advertido que íbamos a jugar contra un muy buen rival, sino también contra el poco conocimiento del estado del campo de juego».

 

Fuente: www.lanación.com