Luego de las exposiciones de cada una de las partes, y antes de la resolución de la Primera Cámara del Crimen, en la audiencia preliminar por el caso de homicidio que tiene como acusado a Luciano Cabral, el ex jugador de fútbol profesional pidió la palabra.

Se puso de pie y dirigiéndose al presidente del Tribunal, Dr. Julio Bittar, dijo que quería decir unas palabras. Creyendo el magistrado que Cabral buscaba expresar algo relacionado a la audiencia,  lo autorizó a hablar.

Fue allí cuando el ex Argentinos Juniors señaló: “No soy experto en estas cosas, porque mis antecedentes así lo dicen. Lo único que quiero expresar, con el mayor de los respeto a todos los presentes, es que yo no maté a Joan”.  

Inmediatamente, y sin pausa, apuntó a la madre de la víctima: “Señora Mary Gualpa, yo le quiero decir que no maté a su hijo.  Entiendo que el dolor es muy grande, pero quiero mirarla a los ojos y jurarle que  no lo mate”.

En ese instante, la madre de Joan Villegas lo interrumpió al lanzarle: “Mirame a los ojos entonces y decime que no lo mataste, porque todo el mundo dice lo contrario”, acoplando luego “vamos a ver si lo que estás diciendo es verdad, ya que son muchos los que dicen otra cosa”.

El diálogo entre ambos no debería haber existido, considerando de que se trataba de una etapa procesal donde esas cosas no se deben enunciar, algo que a tiempo pudo corregir el juez Bittar al explicarle a Cabral que no era el momento para enunciar ese tipo de expresiones, teniendo en cuenta que le juicio todavía no empezó.