La policía de Alemania investiga un misterioso caso que involucra a cinco personas muertas, tres de ellas por flechazos de ballesta, en dos escenas del crimen diferentes. Los oficiales creen que todas las víctimas se conocían y que eran parte de una secta aficionada al mundo medieval. Los asesinatos no habrían sido por una discusión, sino por un pacto entre ellos.

Los primeros tres cuerpos aparecieron en la ciudad sureña de Passau este fin de semana. Los detectives hallaron los restos en la habitación de un hotel de lujo.

Las víctimas son un hombre de 53 años, identificado como Torsten W, y una mujer de 33 años. La pareja estaba acostada en la cama, agarrados de la mano. Los dos tenían una flecha en el corazón.

El tercer cuerpo, que estaba en la misma escena, yacía en el suelo con otra flecha en el cuello. Según los primeros indicios, Torsten tenía un local de objetos medievales en Hachenburg, llamado «Milites Conductius». Y era conocido por organizar organizarsesiones de combate con espadas.

La fiscalía de Passau confirmó que los tres venían de Austria y que pagaron su hospedaje en efectivo. Los restos fueron descubiertos por una empleada de limpieza.

«No hay indicios que demuestren que hubo una disputa entre las personas presentes«, explicó este martes un vocero de la policía local. «Se pidieron análisis para determinar la posible ingestión de medicamentos, alcohol o estupefacientes», agregó. A su vez, confirmó que encontraron en la cama los testamentos de los tres muertos, todos estirados.

Como si fuera poco, en el mismo fin de semana hallaron otro dos cuerpos que podrían estar vinculados con el caso. Estos estaban ubicados en un departamento en Gifhorn, a 600 kilómetros de Passau. Los policías detallaron que eran dos mujeres. Una de ellas sería hermana de la joven que encontraron en el hotel.

 

Fuente: TNmundo