A través de un proyecto de ordenanza (4896-B-2018), el concejal Francisco Mondotte, promueve la instalación de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA), en lugares públicos y privados de importante afluencia de público.

“En Argentina, muere una persona cada siete minutos por fallas cardíacas. Las patologías relacionadas con el corazón explican el doble de las muertes que el cáncer a nivel mundial, disponer de todas las herramientas accesibles para cuidar mejor a los sanrafaelinos es fundamental”, explicó Mondotte.

La iniciativa se fundamenta en que por cada minuto que la víctima de un paro cardiorrespiratorio pasa sin recibir la atención adecuada a través de las maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP) y de la desfibrilación automática externa, pierde el 10% de posibilidades de arribar con vida a un hospital.

El proyecto establece la obligatoriedad de disponer desfibriladores en lugares como la Estación Terminal de Ómnibus, el edificio de la Municipalidad, las entidades bancarias, salas de juegos de azar, el Teatro Roma y el Centro de Convenciones, además de entidades comerciales de más de 2000 metros cubiertos y clubes con más de 500 socios activos.

“La idea es que  estas entidades tengan el desfibrilador y cuenten entre sus trabajadores, con personal capacitado para su uso, más allá de que son de sencillo manejo. El costo del aparato es bajo y el impacto social es relevante”, señaló el concejal de Cambia Mendoza.

Ordenanzas similares se encuentran vigentes en Ushuaia, Neuquén y General Pueyrredón, y tienen como concepto el establecimiento de mejores condiciones de protección para la ciudadanía.

Según Mondotte, “Esta iniciativa no solo permite cuidarnos mejor los sanrafaelinos ante un evento cardíaco, sino que además es un diferencial para los turistas que nos visitan, una Ciudad preparada para socorrer a quienes lo necesiten, es una Ciudad con un diferencial en hospitalidad para con sus visitantes”.