Se trata del proyecto que desarrollan en conjunto la DGE y el Iscamen con el objetivo de que los estudiantes de 6° grado trabajen la problemática de la mosca del Mediterráneo y la importancia de la sanidad vegetal, en el área de Ciencia Naturales. Este año se entregaron 33.610 biocontenedores en toda la provincia.

La propuesta está orientada a la transferencia de saberes y la generación de conciencia en los jóvenes y sus familias respecto de la necesidad de proteger el patrimonio agroecológico de Mendoza y su importancia para la economía local.

Durante 2018, se entregaron 33.610 biocontenedores en 818 escuelas, lo cual logró cubrir la totalidad de los establecimientos educativos de la provincia de Mendoza, tanto públicos como privados. Cabe destacar que, por primera vez, se entregaron en las instituciones educativas del Valle de Uco y de San Rafael.

Los biocontenedores son cajas de cartón que contienen pupas o capullos de moscas del Mediterráneo esterilizadas, producidas en la Bioplanta de insectos estériles de Santa Rosa. Están impresos con información e instrucciones para su utilización y cuentan con una ventana de visualización para que los alumnos realicen un proceso científico de seguimiento, observación y
aprendizaje del ciclo biológico de los insectos.

Posteriormente, cuando se produce el nacimiento de la moscas de los frutos dentro de los biocontenedores, los niños las liberan al medio ambiente como herramienta de control para la plaga.

La experiencia cuenta con una fuerte adhesión en la comunidad educativa, lo que se ha visto en el incremento de visitas educativas a la Bioplanta de Santa Rosa, complementado y dimensionando los saberes adquiridos, en el entorno áulico, con un recorrido por la fábrica de insectos que dispone la provincia.

Antes de que los biocontenedores llegaran a los estudiantes, se desarrollaron encuentros formativos para los docentes, con un total de 1.580 asistentes entre escuelas públicas y privadas.

La Dirección General de Escuelas (DGE) y el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen) han logrado sostener y articular en el tiempo una propuesta pedagógica, creativa y de fuerte impacto, que tiene como fin poner en valor el patrimonio fitosanitario de Mendoza, como también concientizar sobre la responsabilidad de todos los habitantes de la provincia en materia de sanidad vegetal.

Realidad aumentada como complemento al aprendizaje vivencial

Este año, con el fin de reutilizar el biocontenedor e incorporar las TIC, el proyecto agregó una aplicación (App) que contiene información tanto para docentes como para estudiantes y que  fortalece la utilidad del material entregado.

Una vez en la App, los chicos pueden visualizar el ciclo biológico de la mosca del Mediterráneo desde un desarrollo virtual que permite observar el insecto desde diversas perspectivas. Esta técnica, conocida como realidad aumentada, conjuga la realidad virtual y física en un mismo entorno. La App es gratuita y está disponible para las tiendas de los sistemas operativos
Android e IOS.