A apenas 8 días del tratamiento de la ley de Presupuesto 2019 en Diputados -el oficialismo pretende llevar el proyecto al recinto el miércoles 24-, la Casa Rosada aún busca cerrar una serie de acuerdos para asegurarse la aprobación de la ley. Sobre la mesa de negociaciones hay diferentes reclamos, pero que básicamente están referidos a reclamos de los gobernadores opositores: piden más fondos, más obras públicas y la limitación del ajuste en sus provincias.

Pero en las negociaciones de la ley el massismo coló una demanda inesperada: reclama el desdoblamiento de la elección en la provincia de Buenos Aires, es decir que en 2019 se vote de manera separada a los intendentes del gobernador y del presidente de la Nación.

El massismo también ata su reclamo al tratamiento del presupuesto bonaerense y a la autorización que la provincia de Buenos Aires necesita de la Legislatura provincial para tomar deuda.

Con propios y un puñado de aliados, la gobernadora María Eugenia Vidal tendría despejado el camino para lograr la aprobación del Presupuesto bonaerense. Pero está lejos de conseguir el aval para endeudarse. Para eso se requiere el apoyo de dos tercios de la Legislatura. Y los votos del Frente Renovador son clave.

El pedido del massismo fue confirmado por altas fuentes del oficialismo en la Cámara de Diputados y de la provincia de Buenos Aires. También por integrantes del Frente Renovador que lidera Sergio Massa y por dirigentes del Peronismo Federal.

Cerca del tigrense, sin embargo, rechazaron de manera tajante que se estuviera condicionando el tratamiento de alguna ley a la aprobación del desdoblamiento de las elecciones en la Provincia. “No tiene nada que ver una cosa con la otra. Sería mezclar fideos con alfajores”, dijeron.

Admitieron, eso sí, que Sergio Massa impulsa el desdoblamiento de los comicios bonaerenses.

En la Cámara de Diputados nacional el FR suma 18 legisladores. Algunos votarán en contra de la ley de Presupuesto, pero otros sin llegar a votar a favor podrían facilitar su aprobación absteniéndose o ausentándose. En el oficialismo consideran que el bloque los ayudará a la aprobación.

En la Cámara de Diputados de la Provincia, el Frente Renovador agrupa 12 legisladores.

Cambiemos tiene 44 -sobre un total de 92- y está muy cerca de conseguir que se apruebe el Presupuesto de la provincia, que sería enviado en el próximo mes. Pero está lejos de lograr que se habilite a la Provincia a tomar deuda, según admiten en el oficialismo. Para eso necesitarán de los votos de los 12 diputados de Massa y también de los 7 que están alineados con los intendentes del PJ.

Y es ahí que la negociación se complica. “El massismo quiere el desdoblamiento de la elección, pero los intendentes, no. Y para los dos tercios necesitamos de ambas bancadas”, explicaron en el oficialismo.

El massismo presentó cuatro proyectos de desdoblamiento. “Desdoblar es bueno para el fortalecimiento de las autonomías municipales. Los municipios deben ser fuertes: se les pidió demasiado y se les ha dado muy poco”, dijo Ramiro Gutiérrez, diputado del FR y vicepresidente segundo de la Cámara bonaerense.

Entre las opciones que maneja el massismo figuran que el desdoblamiento sea optativo para cada municipio o directamente exigirlo. A esto último el oficialismo se opone: quiere atar los comicios municipales al provincial y al nacional, donde tiene a sus figuras más taquilleras.

En un escenario de eventual polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo en 2019, al massismo le convendría políticamente que los comicios municipales se hicieran en una fecha diferente. En FR entienden que el proyecto favorece a los intendentes del PJ para liberarse del “yugo” de Cristina Kirchner.

Pero un alcalde del PJ rechazó que al sector le interese el desdoblamiento. “Solo lo quiere el massismo”, dijo. Trascendió, incluso, que cuando asuma Fernando Gray su presidencia en diciembre, el pejota se pronunciará en contra del desdoblamiento.

 

Fuente: www.clarín.com