Por primera vez desde 1803, la Catedral de Notre Dame​ de París no celebrará la misa de Navidad mientras, ocho meses después del incendio, una grúa gigante acaba de llegar a la catedral para desmontar un andamio que amenaza su integridad.

No hay ninguna ceremonia ni ninguna procesión previstas en las inmediaciones y la misa de Navidad que se acostumbraba en Notre Dame será oficiada a medianoche por el rector de la catedral, Monseñor Patrick Chauvet, en la iglesia parisina Saint Germain l’Auxerrois, enfrente del museo del Louvre​.

Esta grúa será la encargada de llevar a cabo la operación más delicada de toda la obra de estabilización: el retiro de 10.000 tubos de metal -250 toneladas en total- que el incendió del 15 de abril soldó.

Se trata de un trabajo de varios meses que necesita muchos preparativos a causa de su complejidad.

El andamio deformado, fragilizado, con una estructura de inmensa tela de araña que se alza en pleno cielo, amenaza a la bóveda y al equilibrio de la catedral.

Esta joya del arte gótico sigue estando, ocho meses después del incendio, en estado de urgencia absoluta.

El miércoles 18, desembarcó el poste de transformación eléctrica, un mecanismo indispensable que alimentará de manera permanente las instalaciones.

De acuerdo con el deseo del presidente francés Emmanuel Macron de acabar la restauración de Notre Dame en cinco años, en la obra no hay vacaciones de fin de año y algunas operaciones siguen en marcha, mientras otras han sido interrumpidas, según la institución pública dirigida por el general Jean-Louis Georgelin, designado por Macron para que gestione el proyecto.

El incendio de la catedral suscitó una movilización extraordinaria en Francia y en todo el mundo, y se consiguieron 922 millones de euros de donaciones y de promesas de donaciones, lo que significa un total de 320.000 contribuciones en total.

Por ahora están construidos dos tercios del anillado de andamio con vigas metálicas para la obra y queda el anillado del nivel superior, que se llevará a cabo en enero gracias a la nueva grúa.

Paralelamente, se está construyendo un segundo andamio ligero de mayor altura de una parte a otra del antiguo, para que, a partir de vigas equipadas con railes, los especialistas puedan descender para intervenir el andamio de metal.

El desmontaje, que podría durar varios meses, está previsto que comience en febrero.

 

Fuente: www.clarín.com