Un grupo de ciudadanos se juntaron ayer en el Km0 de nuestra ciudad con el objetivo de manifestar la queja en relación a ciertas disposiciones de la nueva Ley de Tránsito de Mendoza.

Se trata de los usuarios de bicicletas, quienes protestaron por el uso obligatorio de casco y luces que dispone la reciente normativa.

El reparo estuvo centrado en lo económico, ya que los manifestantes argumentaron que no tienen dinero para comprar lo que exige la ley. En tal sentido, es correcto subrayar que el kit más barato está entre los 500 y 600 pesos.

La mayoría coincidió en que lo único que se buscó con esta reforma es perjudicar a los que menos tienen, considerando que “la bicicleta es el único medio de movilidad que tienen gran cantidad de ciudadanos y no disponen de plata para comprar el casco y las luces”.

Al ser el municipio la puerta más cercana para ir a golpear, independientemente de donde surgió la nueva ley, los ciclistas entregaron un petitorio entre cuyos puntos sobresale la solicitud de un subsidio para la compra de los elementos.