Desde hace varios años, cuando el titular de la Dirección Municipal de Salud era Samuel Barcudi, comenzó a implementarse el cobro a las obras sociales por las prestaciones realizadas a afiliados en cualquiera de los centros de salud que dependen de la comuna. Algo que continúa en la actualidad y cuya recaudación no es para despreciar.

Cuando una persona con cobertura social, independientemente de cual sea, asiste a un centro de salud del municipio, debe firmar un formulario que tiene como fin certificar que recibió atención médica. Luego, la comuna podrá cobrarle a la obra social la prestación. Debe quedar claro que el paciente no paga un plus por esa atención.

“Tenemos mucha gente que tiene obra social y que, por cercanía o comodidad, asiste a nuestros centros de salud. Por eso es importante destacar que a ellos no se les cobra nada, solamente firman el papel de la atención, para que nosotros le podamos cobrar a la mutual u obra social”, relató la Dra. Paola Calle, titular de la Dirección Municipal de Salud.

El presente señala que todas las obras sociales tienen convenio, a excepción de la más importante de la provincia, ni más ni menos que la de los empleados públicos.

“OSEP es la única que no ha firmado, a pesar que desde hace muchos años se viene pidiendo por el acuerdo”, expresó la funcionaria.

No es un dato pequeño, considerando que no es menor el número de empleados públicos que residen en distritos, por ejemplo, docentes, policías, empleados de Vialidad, del Registro Civil y municipales, entre otros. Esto significa que si OSEP tuviera pacto con los centros de salud que responden al municipio, el dinero que ingresaría a las arcas de la Dirección de Salud sería abultado.

Para tener una idea, las obras sociales pagaron un millón y medio de pesos el año pasado en concepto de atención a afiliados en centros de salud. Si a eso se le sumara la Obra Social de los Empleados Públicos, obviamente que la recaudación sería cómodamente el doble.

Es importante resaltar que todo ese dinero va a una cuenta especial cuyo destino es el propio centro de salud, dado que lo que se recauda se utiliza en insumos, equipamiento e infraestructura.

Silvio Barroso