El presidente Mauricio Macri se reunió con la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en el marco de la cumbre del G20, en Osaka, Japón. Más temprano, en Buenos Aires, los candidatos opositores Alberto Fernández y Roberto Lavagna también habían mantenido encuentros con autoridades del organismo.

«Tuve una conversación muy productiva con el presidente Mauricio Macri hoy en Osaka. Reiteré el apoyo del FMI al programa económico de Argentina, que está comenzando a dar resultados y debería sentar las bases para un crecimiento sostenible», expresó Christine Lagarde en su cuenta de Twitter.

El comunicado oficial del Fondo agrega declaraciones de Lagarde: «Reiteré el apoyo del Fondo al programa de estabilización económica de Argentina y los continuos esfuerzos de políticas para abordar las vulnerabilidades económicas, incluida la reducción de los desequilibrios fiscal y de cuenta corriente del país, y el combate decisivo de la inflación. Estos esfuerzos están comenzando a dar resultados y deberían sentar las bases para el retorno de la confianza y el crecimiento».

“Las autoridades argentinas y el equipo técnico del Fondo están cerca de concluir sus conversaciones sobre la cuarta revisión del Acuerdo Stand-By y espero poder presentarlo a nuestro Directorio Ejecutivo muy pronto», concluye.

La jefa del FMI y Macri dialogaron en el Centro Internacional de Convenciones de Osaka, momentos antes de que se iniciara la ceremonia oficial de apertura de la Cumbre. También participaron del encuentro el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. A Lagarde la acompañó el primer subdirector gerente del organismo, David Lipton.

«Durante la charla también se destacó el buen desempeño que está exhibiendo el comercio exterior y se hizo una positiva evaluación de la situación fiscal, que permite lograr un equilibrio fiscal primario después de ocho años. Asimismo, se continuó analizando la marcha de la política monetaria, cuyos resultados están generando un descenso de la inflación, todavía en forma paulatina, pero en el marco de un contexto que tiende a consolidarse de manera persistente», detalló el Gobierno argentino en un comunicado.

Con la oposición, en Buenos Aires

Más temprano, Alberto Fernández y Roberto Lavagna habían estado reunidos este jueves con dos funcionarios del FMI. Ambos recibieron en sus oficinas al director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, y el representante del organismo en Buenos Aires, Trevor Alleyne.

Fueron los primeros de dirigentes del FMI con candidatos de la oposición de cara a las elecciones que definirán al Presidente de Argentina entre 2019 y 2023.

En ese período, el FMI desembolsará al país unos US$ 7.000 millones correspondientes al actual programa stand by que firmó el Gobierno. El último giro está estipulado para julio de 2021. Después, el país deberá empezar a devolver la totalidad de los préstamos recibidos entre 2018 y 2021 (unos US$56.600 millones en total).

En la noche de este jueves, Alberto Fernández aseguró que en la reunión planteó: «Les pido que no tiren esos 11 mil millones de dólares a ese saco roto de las finanzas de Macri».

El compañero de fórmula de Cristina Fernández de Kirchner dijo además que la plata que ingresó del FMI se usó para financiar la fuga de capitales: «¿Le van a dar para que siga entregando los dólares para que salgan del sistema?».

Días atrás Lavagna, precandidato a presidente por Consenso Federal, se refirió al vínculo del FMI con el gobierno de Macri al afirmar que el Ejecutivo nacional «está cometiendo un error» al no usar «las buenas relaciones» con el FMI para negociar la prolongación de los plazos de pago.

Pero fue más allá, irónico: «A veces hay fotos que parecen de revistas del corazón entre la directora del Fondo y Macri; aprovechen y negocien los próximos 5 años».

Fuente: www.clarín.com