El Papa Francisco está “preocupado” por el número de sacerdotes y religiosos homosexuales, y estima que la Iglesia católica podría verse invadida por la “moda” de la homosexualidad, según reveló un libro de entrevistas publicado este sábado en Italia.

La homosexualidad es un asunto muy serio que debe ser discernido adecuadamente por los candidatos (al sacerdocio y a la vida religiosa)”, declaró el sumo pontífice en el libro titulado “La fuerza de una vocación” que será publicado en diez idiomas.

En esa misma línea, Francisco aseguró que “en nuestras sociedades incluso parece que la homosexualidad está de moda y esta mentalidad, en cierto modo, también afecta la vida de la Iglesia”. Y agregó. “Es algo que me preocupa”.

Tras su elección en 2013, el Papa Francisco adoptó un tono más moderado con los homosexuales, tras su frase “¿Quién soy yo para juzgar?”. Sin embargo, en el último tiempo se le escucharon palabras en el sentido contrario. “Cuando eso (la homosexualidad se manifiesta desde la infancia hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas”, dijo en agosto.

En el libro de entrevistas, Francisco pide a los responsables de los seminarios y noviciados que mantengan “los ojos abiertos” e incluso “detecten candidatos” que podrían desarrollar “más tarde” estas “tendencias”.

“En la vida consagrada y el sacerdocio, no hay lugar para este tipo de afecto, por eso la Iglesia recomienda que las personas con este tipo de tendencia profundamente arraigada no deben ser aceptadas en el ministerio o la vida religiosa”, explicó.

Para el Papa, los homosexuales que ya son sacerdotes o religiosos “deben ser alentados a vivir plenamente el celibato, y sobre todo a ser totalmente responsables, sin buscar crear escándalos en su comunidad o entre los fieles que viven una doble vida”.

Mientras tanto, sobre aquellos que no deseen seguir ese camino pidió: “Es mejor que renuncien al sacerdocio o la vida consagrada que vivir una vida doble”.

 

Fuente: TNMundo