La lesión de Lucas Biglia generó un fuerte impacto en Jorge Sampaoli, que lo tiene como una pieza fija en su esquema. Contra todos los pronósticos, el volante se recuperó velozmente de su problema en la espalda y reapareció el domingo en el partido frente a Atalanta por la Serie A. Sin embargo, ese día un choque con Alejandro Gómez en el mismo lugar de la lesión encendió otra vez la alarma. “La estoy pasando como el orto por lo de Lucas”, reconoció el Papu.

“Que cualquiera salga a decir que uno es mala leche y lo quise dejar afuera del Mundial porque yo no estaba en la lista, escuchar barbaridades, me hace mal aunque ya esté acostumbrado”, explicó el volante en diálogo con TyC Sports.

Aunque contó que no habló con el jugador del Milan, dijo que le pidió perdón por Instagram y destacó que hizo sus “disculpas públicas porque era lo que correspondía”.

Durante la entrevista, Papu Gómez se mostró molesto por el revuelo que generó la infracción, la que consideró “normal”: “Que la Selección en este momento tan importante esté hablando de una falta de Papu Gómez a Biglia me parece de una pelotudez enorme”.

“Se están obviando muchísimos problemas de la Selección y de la AFA con este tema. Si quieren seguir hablando del Papu Gómez para no hablar de los problemas futbolísticos de verdad de la Selección está perfecto, me la banco, hasta el Mundial mátenme”, disparó.

“Estoy un poco cansado de este tema -siguió-. La Selección no se merece que estemos hablando de esto faltando nada para el Mundial y, en mi opinión, por algo que no vale la pena. No pasó nada. Fue un hecho desafortunado entre dos argentinos que en sus clubes se estaban jugando todo”, agregó.

Un ratos antes, el Kun Agüero había dicho que si hubiese estado en el lugar de Biglia, él habría esperado al Papu Gómez en el túnel. El jugador de Atalanta eligió el silencio y no le respondió al delantero del Manchester City.

“Lamentablemente estamos hablando de esto porque Biglia vuelve de la lesión y tengo la mala leche de golpearlo en el mismo lugar en el que estaba lesionado. Yo jugué con dos costillas rotas el campeonato anterior. Uno toma riesgos y pasan estas cosas. Gracias a Dios no le pasó nada grave”, agregó.

Durante la entrevista, Gómez dijo en varias oportunidades que fue una falta normal y quiso explicar por qué saltó de esa manera. “Yo voy a saltar muy alto y Lucas está retrocediendo de espaldas. Sinceramente, voy a buscar la pelota y me paso. Y lamentablemente le doy con mi rodilla, porque no puedo saltar con las dos piernas. Soy un atleta de elite. Tengo mucha potencia y mucha fuerza en las piernas. Y mi manera de saltar casi siempre es esa”, sintetizó.

“Fue un partido muy picante. hubo diez amonestaciones, y ese foul no fue ni amonestación. Es un campeonato donde hay cuatro o cinco árbitros más el VAR y no fue considerado un foul violento”, resaltó. “Sinceramente no veo si es Biglia o no, voy a buscar la pelota en una jugada muy rápida”, concluyó.

 

Fuente: www.clarin.com