Es una enfermedad que puede traer complicaciones graves, muerte y secuelas hasta diez años después de padecerla. Se previene con la vacuna Triple Viral SRP, que es obligatoria y debe ser aplicada a los niños al cumplir el año de vida, con un refuerzo al ingreso escolar.

Autoridades sanitarias recomiendan que toda la población esté correctamente vacunada contra el sarampión. 

Si bien Argentina es un país que logró eliminar la circulación endémica del sarampión, teniendo en cuenta la situación epidemiológica mundial y el masivo tránsito de viajeros desde y hacia países con circulación viral, existe alto riesgo de importación de casos y desarrollo de brotes si una persona enferma o que esté incubando la enfermedad ingresa al país. Por lo cual, para evitarlo, es fundamental tener el esquema de vacunación completo para la edad según Calendario Nacional de Vacunación.

Al respecto, la directora de Inmunizaciones de Mendoza, Iris Aguilar, expresó: “Es muy importnte la vacunación, ya que la aparición de estos casos confirmados de sarampión importados en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires han ocurrido en chicos muy chiquitos, que todavía no debían estar vacunados. Debían estar protegidos por la inmunidad que dan los que están vacunados alrededor, lo que llamamos inmunidad de rebaño o inmunidad colectiva, por eso es que insistimos en la importancia de la vacunación para evitar  la reemergencia de enfermedades que hacía mucho no veíamos y ahora estamos presenciando”.

“Mientras haya una persona sin vacunarse, eso nos pone en riesgo a todos, por eso es muy importante cumplir con todo el esquema de vacunación. Ya que quien no se vacuna no es solidario y no le da protección a quien tiene alrededor que no se ha vacunado, por ejemplo un menor de 12 meses. Esto permite que reingrese la enfermedad, como ha ocurrido en los casos de sarampión en Buenos Aires”, puntualizó Aguilar.

“Y el sarampión no es una enfermedad banal, puede producir complicaciones graves como meningitis, encefalitis, ceguera, muerte y hasta en algunos casos secuelas hasta de 10 años después de haberlo padecido. Por lo tanto, no es un tema menor, no es una enfermedad que da igual tenerla o no tenerla. Y la vacuna es ampliamente eficaz y segura, así que hay que tomar conciencia y vacunarse tanto los adultos como los niños”, destacó la profesional.

Para prevenir el sarampión se recomienda verificar el esquema de vacunación completo para la edad, que es de 12 meses a 4 años, deben acreditar una dosis de vacuna triple viral (sarampión, rubéola y paperas). A los mayores de cinco años se les deben aplicar dos dosis de vacuna con doble o triple viral después del primer año de vida.

En tanto, las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque se consideran protegidas por haber estado en contacto con el virus.

Además, Aguilar agregó que “toda persona menor de 53 años tiene que chequear su carnet de vacunación y ver si tiene dos dosis de vacunas con componentes antisarampionosos a lo largo de su vida. Si no lo tiene o no encuentra el carnet, tiene que acercarse a un centro de salud o al vacunatorio para recibir asesoramiento y las vacunas correspondientes”.

Así también, se recomienda que en el caso de niños entre 6 y 11 meses de vida inclusive que viajen al exterior es recomendable que reciban una dosis de vacuna triple viral. Esta dosis es adicional y no debe ser tenida en cuenta como esquema de vacunación regular. Asimismo, y por esta razón, el Ministerio de Salud de la Nación no provee la vacuna con este fin. En caso de niños menores de seis meses de vida, se sugiere aplazar y/o reprogramar viajes al exterior, puesto que en ellos la vacuna triple viral está contraindicada.

Por último, la directora de Inmunizaciones destacó: “Las vacunas son un beneficio que excede la decisión individual, esto no se trata de si yo quiero o no quiero vacunarme o vacunar a mi hijo, esto es una cuestión de salud pública y a eso apunta la ley, para evitar la reemergencia de estas enfermedades”.