Después de una batería de frases desafortunadas a lo largo de su carrera sacerdotal, la Justicia mendocina decidió tomar cartas en el asunto.

Es que finalmente se le complicó el futuro al cura Jorge “Pato” Gómez, ya que el fiscal Norberto Jamsech solicitó que se lo investigue por el delito de incitación a la violencia.

El Ministerio Público Fiscal inicia la causa de oficio al considerar que hay elementos suficientes para poner contra las cuerdas a Gómez, teniendo en cuenta  que dicho sujeto invitó a la comunidad malargüina a levantarse en armas para luchar contra las clases de educación sexual llevadas adelante por el gobierno provincial.

De esta manera, es el juez de Instrucción Gabriel Ravagnani quien deberá investigar los dichos del cura.

Con esta inédita decisión es visible el mensaje del nuevo jefe de los fiscales de Mendoza, Dr. Alejandro Gullé, a su tropa, ya que ni la sotana es un obstáculo cuando de investigar un delito se trate. Y en este caso, evidentemente era demasiado, porque Gómez siempre se caracterizó por lanzar cataratas de frases impregnadas de violencia.

Silvio Barroso