“Cuando Cristiano te invite a comer a su casa, dile que no. Fui después de un entrenamiento y en la mesa sólo había ensalada, pollo y agua. Pensé que después habría carne, pero no”, dijo Patrice Evra , en declaraciones a la cadena ITV Sport, respecto de su ex compañero en el Manchester United. Durante la entrevista el defensor francés contó esa y otras anécdotas que describen la obsesión del portugués por su cuidado físico y su excesiva actitud competitiva.

La comida referida por el actual futbolista del West Ham, no sólo se caracterizó por magra, también luego incluyó actividad física. “Terminó de comer, se puso de pie y comenzó a jugar con una pelota. Me dijo que hiciéramos toques y yo le respondí que si podía terminar de comer”, relató Evra en la entrevista que le realizaron para un podscast.

“Él quería dar los toques y lo hicimos y, después de eso, me pidió que fuéramos a la piscina a nadar. Me preguntaba si habíamos venido porque teníamos un partido mañana o solo para comer. Así que por eso recomendaría a cualquiera que no fuera a comer a casa de Cristiano porque él es una máquina y no quiere dejar de entrenar”, agregó.

El francés, quien no participa del Mundial de Rusia 2018 , añadió otra anécdota que habla de un Ronaldo que no soporta perder a nada. “Estaba jugando al ping-pong con Río Ferdinand y perdió. Todos nos pusimos a gritar y se notaba que Cristiano estaba molesto. Mandó a su primo a comprar una mesa, estuvo entrenando dos semanas y después le ganó delante de todos”, recordó Evra.

“Ese es Cristiano Ronaldo, por eso no me sorprende que quiera ganar más balones de oro, que quiera ganar el Mundial…”, concluyó el análisis del francés sobre su ex compañero, que debutó en Rusia con tres goles frente a España.

 

Fuente: www. lanacion.com