Ingresó a la Cámara de Diputados de la provincia un proyecto por el cual se busca que se instalen cestos de residuos en la vía pública destinados a las heces de los perros.

La iniciativa apunta a instalar carteles informativos y aumentar la cantidad de tachos de basura en espacios públicos de la Provincia de Mendoza, bajo la finalidad de inducir a los propietarios de perros a recoger las heces de sus perros.

La normativa señala entre sus argumentos: “Adoptar un perro es una experiencia de vida maravillosa, sin embargo, también implica una gran responsabilidad. Un perro produce aproximadamente medio litro de orina y entre 300 a 600 gramos de materia fecal por día. En cuanto a la orina, el suelo la absorbe; pero el excremento se seca, se convierte en polvo y sus partículas viajan en el ambiente y pueden terminar en nuestros ojos, piel, pulmones o en los alimentos que consumimos en la calle”.

La autora del proyecto, la radical Liliana Pérez, remarca que “las heces convertidas en polvo pueden ocasionar alergias, problemas respiratorios y enfermedades gastrointestinales. Además, estos desechos atraen cucarachas, moscas y ratas”.

Otro de los puntos que figuran en el escrito indica que “también es necesario realizar campañas de concientización y educación en la materia a fin de informar a la población y prevenir enfermedades”